Un cuento de Esopo inspiró el nombre de la madrileña Galería Liebre; la tortuga de la fábula, su icono. “Con ello queremos asumir el sentido ético y estético de ambos animales, así como hacer un guiño a la dicotomía que existe entre los distintos sistemas de comunicación”, explican en su presentación. El espacio, que acaba de cumplir un año, inauguró en octubre de 2011, destaca por sus poco convencionales apuestas y su original discurso. Isabel Gómez y Kike Luengo son los encargados de la dirección del proyecto y cuentan con el apoyo de un gran equipo formado por Leticia Barreda, Miguel Ángel Brazal, Ascensión Huertas, José Soriano, Gonzalo Figueroa, Ester Tundidor, Pablo Sánchez, Eduardo Jiménez y José Luis López. “Creemos que el papel del artista en la sociedad es indispensable: por su curiosidad y afán de conocimiento, por su capacidad constructiva, como generador de contenidos y catalizador de tendencias sociales. Queremos aportar nuestro propio punto de vista en la selección, la organización y el funcionamiento de un espacio tan interesante como puede ser una galería de arte”, resumen su filosofía.

Créditos: Bonus-Extra. Tableau Vivant 4.0, 2012. Técnica mixta, instalación, medidas variables. Cortesía del artista

Pin It on Pinterest