Por Evangelina Esparza.

La galería Hans Alf trae desde Copenhague a JUSTM4D a María Rubinke, artista danesa creadora de una obra muy intimista cuya inspiración parte de su mundo interior. Doll o Dolly, como se dirigen a ella sus amigos mas cercanos por los objetos con los que trabaja (muñecas y juguetes antiguos), da forma a  sus piezas trabajando la porcelana con la finalidad de contar pequeñas historias con personajes que tiene algo de perverso y siniestro.

Su obra bien podría sonar a crítica social, pero su trabajo describe un mundo onírico, como de cuento, con la delicadeza  que ofrece el material. Los acabados, tan pulcros como impolutos de la porcelana, contrasta fuertemente con la temática. Rubinke nos invita así, con sus oscuras muñequitas, a pasear por los rincones de su mundo interior cargado de imaginación dejando huella al espectador.