Clara Lago, con Leonor Watling y Carles Francino detrás, recogiendo el premio JUSTMAD a la creatividad emergente en la disciplina CINE.

Por Rocío Huerta.

El hotel Silken Puerta América se convirtió anoche en el epicentro y punto de encuentro de artistas, galeristas, coleccionistas y personalidades del mundo del cine, la moda, la gastronomía y la cultura en general. El motivo: la primera edición de los premios JUSTM4D a la creatividad emergente y la consecuente fiesta. El actor Carles Francino ejerció de maestro de ceremonia y aseguró en su discurso que “el talento no está en crisis”. Enrique Polanco, director de la feria, remarcó la importancia de reconocer todas las disciplinas artísticas: “Todo el arte se mueve o ha discurrido por caminos alternativos; la literatura, la arquitectura, la música o el diseño presentan una faceta emergente, plantean nuevos lenguajes y revolucionarias maneras de expresar la compleja realidad que vivimos”.

Los más de 200 asistentes a la fiesta contemplaron entre aplausos cómo una brillante Leonor Watling entregaba el galardón en la categoría de CINE a Clara Lago, de quien destacó que es más que una actriz emergente, porque “lleva emergiendo toda la vida”. Y la premiada, visiblemente emocionada, se deshizo en dedicatorias y agradecimientos. El galardón de ARTE recayó en Amélie Bouvier, que ya había quedado finalista en el premio Mustang que se entregó horas antes y cuya obra se podía ver en la feria en la Galería Javier Silva. La disciplina de EMPRENDEDOR CULTURAL del año premió a Espacio Valverde, la galería madrileña que dirigen Asela Pérez y Jacobo Fitz-James Stuart, que, en el momento de la entrega, reconoció que no está acostumbrado a que ser laureado: “El último premio que recibí fue cuando tenía ocho años por una imitación de un baile Michael Jackson”, dijo el galerista. Pero como por motivos obvios el rey del pop no pudo asistir a la fiesta para retar a Fitz-James Stuart a un duelo de Moondance, en su lugar Jimmy Barnatán, otro músico genial, se llevó el reconocimiento en la materia MÚSICA.“Esto es mejor que un Goya”, bromeó en el escenario con el premio diseñado por Andres Mengs en la mano.

El galardón JUSTMAD a la creatividad emergente diseñado por Andrés Mengs.

David Delfín, Carlos Torreta y Empar Prieto, directora de SModa, pusieron el toque más elegante de la noche al reconocer el talento de Alba Prat en la categoría MODA, y ellos mismos se encargaron de hacerle entrega de la estatuilla. De la misma manera, Ariadna Cantis, Andrés Jaque y Jose Antonio Granero pusieron en manos de la Agencia de Arquitectura ELII, formada por el trío Uriel Forqué, Eva Gil y Carlos Palacio, el premio de ARQUITECTURA.

El peruano Sergio Garza se llevó la estatuilla, una enorme cuchilla de afeitar plateada, JUSTM4D en el campo de LITERATURA, cuyo jurado estaba formado por Marcos Giralt, Nicolás Casariego y Ray Loriga. Tras recibir el chef Javier Olleros, con una estrella Michelin, el reconocimiento en la sección GASTRONOMÍA, los asistentes pudieron disfrutar de la cena gourmet elaborada por el propio cocinero cuyas creaciones fueron maridadas con vino de Bodegas Ponce. “Ahora ya podéis comer con tranquilidad”, soltó Francino al concluir su discurso: Mientras los premiados se paseaban por el sarao, premio en mano, haciéndose fotos y los invitados disfrutaban de las vistas del patio del hotel proyectado por John Pawson, un grupo de galeristas y jóvenes creadores bailaban al ritmo de Alaska… Así siguieron hasta que el discjockey finalizó su sesión. Después, parte de los invitados se subieron a la terraza del Hotel Silken Puerta América, ideada por Jean Nouvel, para disfrutar las vistas con un gin tónic de la ginebra Nordés. Pero eso ya es otra historia.