Por Rocío Huerta.

En una feria de arte emergente como JUSTM4D es inevitable que, entre galería y galería, emerjan también las ganas de hacer un descansito y beber algo acompañando a una buena charla con artistas y amigos que rondan estos días por el párking del Hotel Silken Puerta América. JUSTM4D había previsto esta necesidad y ofrece la opción de degustar un cócktail, un gintónic o un tequila… con mucho arte.

El JUSTBAR es el rincón perfecto para tomarse un café o una ceveza y sentarse en las mesas de madera rodeadas por paredes forradas de enredaderas de hiedra. Es el lugar idóneo de la feria para charlar con los artistas, comisarios y visitantes. A mediodía, las conversaciones en el brunch artie giran en torno a la crisis y su relación con la creación contemporánea, las obras favoritas del público y, cómo no, lo rico que está el bocata de jamón. El embutido se puede acompañar con una copa de Ponce. Esta pequeña bodega familiar ofrecerá sus brebajes para maridar la entrega de premios JUST MAD a la creatividad emergete, el sábado 16 en el patio del hotel Puerta de América.

Los amantes del arte y la bebida no pueden perderse el stand de tequila Alacrán que ha montado la distribuidora Entre Copas. En lugar de con sal y limón, Alacrán se toma acompañado de manzana verde. Nada más. Cada una de las botellas del auténtico tequila mexicano, 100% agave azul, es una obra en sí misma: grafiteros, diseñadores, tatuadores y pintores hacen del continente de esta bebida una pieza única. Así, además de degustar un gran tequila, te puedes llevar a casa una obra de Pablo Ash, Beto o Cabolo. La artista Asuka Design personaliza las botellas al momento. ¿Que no te gusta el tequila a palo seco? El barman Boris prepara un exquisito cócktail bautizado Albakrán, compuesto por albahaca, zumo de piña, limón y tequila Alakrán.

Y como una tarde de arte no es ni tarde ni arte sin un gintónic entre manos, a partir de las 19.00 se instala un stand de Nordés, la ginebra gallega al 100% elaborada con un destilado de vino Albariño y hierbas aromáticas silvestres típicas de tierras gallegas, desde el enebro o el hibisco hasta la herba carallera (por aquí se comenta que levanta la lívido). “Es una ginebra inclasificable, altlántica y con un fuerte carácter rebelde”, comenta Xoán Canna, uno de sus creadores. Lo mejor es que se sirve con uva y laurel. En el mismo stand de Nordés se puede probar el vodka de la misma marca, destilado de patata para no perder la personalidad. Olvídate del limón y la naranja porque el vodka Nordés se toma con el tubérculo. ¡Salud!

Pin It on Pinterest