Lo primero que llama la atención en la obra de Darío Escobar es el sentido del humor que desprenden sus esculturas. Un afilado sarcasmo que desarma su aparente simplicidad de producción, conformando los parámetros para una de-construcción de la sociedad de consumo.

Este discurso continúa con la idea de arte como actividad mental  y experiencial, leitmotiv del arte conceptual donde la obra física se convierte en un residuo documental de la verdadera obra de arte: el concepto, desmaterializando el objeto artístico.

Darío Escobar estudió ingenierí­a y arquitectura en la Universidad Rafael Landí­var, antes de dedicarse plenamente a las artes visuales estudiando en la Escuela Nacional de Artes Plásticas en Guatemala. Esta formación sin duda le ayuda en su entendimiento del espacio, tanto para sus esculturas como para las instalaciones.

Se apropia y experimenta con todo tipo de materiales, pero suelen ser objetos industriales y funcionales. Por ejemplo tiene una serie hecha con balones de futbol, pelotas de baloncesto, canastas, bates de béisbol de conocidas marcas deportivas que corta, rompe, acumula y transforma como si se tratara de materiales artísticos tradicionales.

Su trabajo ha sido expuesto internacionalmente tanto en galerías como en bienales y es uno de los artistas latinamericanos más reconocidos, siendo incluso la Harvard University Press, la que en 2013 publicara un monográfico de su obra: “A Singular Plurality, The Works of Dario Escobar, editado por José Luis Falconi.

Nosotros estamos muy contentos y agradecidos de poder contar con él para nuestra residencia de artistas internacionales que organizamos conjuntamente con la Fundación del Banco Santander y que tiene a Darío como mentor del programa. Los trabajos resultantes de esta residencia serán exhibidos en la feria en Febrero de JustMAD7.